Los bebés en internet ¿sabes lo que es el oversharing?

El “Oversharing” viene a ser la pérdida de control sobre lo que compartimos en las redes sociales.

Partiendo de ahí, llevo dos semanas dándole vueltas a este tema. Desde que abrimos el debate en nuestro Instagram familiar @elprincipiodealma. Y es que yo soy de las que disfrutan compartiendo y escribiendo sobre lo que nos sucede.

Con la investigación que he realizado para este artículo sobre los peligros de que un bebé sea expuesto a las redes sociales continuamente he llegado a las siguientes conclusiones que hoy comparto también.

  • Me gusta compartir porque disfruto de estar en contacto con la gente y sentir que mi vida aporta algo más a la del resto de seres humanos, por una cuestión de legado global y un poquito de ego, no lo niego. Me gusta gustar.
  • Quiero aprender a hacerlo con un mayor cuidado de los riesgos que conlleva.
  • Aprendo mucho de otras mamás y para mi las redes sociales son una fuente constante de consulta fiable, de apoyo contínuo y de lecciones útiles.

Dicho esto os contaré lo que he descubierto:

  • Existen páginas pornograficas que roban las fotos de nuestros hijos para poder exponer caras más atractivas a su depravado “público”. Esto evidentemente esta perseguido y penadisimo por la ley pero haberlo hailo.
  • Tener el perfil privado no es garantía de nada, cualquiera puede suplantar una cuenta o hackearla con cierta facilidad y paciencia.
  • La mayoría de los adolescentes cuyos padres han contado sus vidas no se acaban convirtiendo en expertos en el tema, por el contrario, les piden que dejen de hacerlo porque quieren intimidad.
  • La mayor parte de la población que usa las redes busca experiencias afines y se fia más de las opiniones de los influencer que de un anuncio de tv.
  • Una red social, cuidada y bien gestionada es un negocio super rentable.

Consejos a tener en cuenta si quieres ser mami bloggera y sacar en internet a tu hijo:

  • Evita en la medida de lo posible que su cara se vea completa, lo hecho hecho está pero es mejor de perfil o fotos que cueste retocar.
  • Usa marcas de agua, emoticonos, etc…
  • Evita por su bien cualquier foto que demuestre demasiada intimidad o humillación, como por ejemplo, sus pañales, tu bebé haciendo su primera caquita, un vomito, un desnudo en la bañera… hoy puede ser divertido y mañana un motivo de bulling.
  • Como dice en el artículo que te indico más abajo, considérate responsable de contruir una buena reputación social a tu hijo.
  • Nunca digas dónde vas a ir antes de ir, a dónde te estás dirigiendo con el peque o dónde te encuentras. Desativa la localización en los post. Puede que ganes seguidores pero podrían no estar cuerdos e intentar secuestrar a tu pequeño.
  • Piensa bien en lo que escribes, en lo que subes y en lo que contestas, todo puede ser guardado a través de un pantallazo aunque tu lo borres al minuto.
  • Conciencia a tu hijo de los riesgos de usar internet y de las redes sociales A TIEMPO.
  • Ten en cuenta que puedes estar creando a un futuro y no tan futuro adicto a las redes sociales y lo que es peor, a la aprobación externa. Carne de terapia posterior.
  • Explicale a tu hijo que es más importante vivir que contar.

Hace tiempo empecé a escribir un libro que se llama Querido bebé y que cuenta con pelos y señales todo lo que pienso sobre la maternidad y mi historia personal.

Bueno esto es mentira, contarlo todo es lo que pretendía pero me dí cuenta de que ese libro que yo estaba escribiendole a mi hija y compartiendo a trozos en las redes no era sincero. Y es que si yo hubiese sido sincera totalmente, si cualquiera de nosotros lo fuesemos esto afectaría a nuestra relación con más de una persona de nuestra vida, para mal me refiero.

Lo retiré, antes de nacer Alma, porque un día se  me iluminó la bombilla y pensé: “quiero que sea para ella, no para todos. Lo reescribiré siendo honesta”. Y en ello estoy, tengo hasta sus 14 -16 años para acabarlo.

Comencé el blog porque seguía teniendo la ilusión de contar, de comentar, de compartir, de guiar, de presumir… de mi embarazo, mi hija y mi familia feliz, que a veces no es ni de lejos idilica, como todas. Papá me dió su permiso a regañadientes porque aunque disfruta de presumir de hija tanta foto le abrumaba. Perdóname papá.

Instagram empezó a crecer y yo a meterme en más temas y a profesionalizarlo, y hasta hoy. Creo que he tardado en crear este artículo porque me temía lo siguiente… Alma está demasiado expuesta.

Y ya diciendo esto lo digo todo, quiero aprender a escribir desde mi y sobre mi y mi visión de la maternidad sin contar cada detalle de nuestra vida. Quiero encontrar la forma de protegerla más de lo que lo hago.

  • Compartir fotos pixeladas, con marcas de agua o emoticonos no me convence. Matas la foto y para eso usas otra. Así que poco a poco iré usando fotografias más impersonales, como un primer plano de sus manos o una foto de perfil o de espaldas.
  • Ya he dejado de sacarla en los directos pero aún tengo que mejorar en ahorrarme el subir videos caseros de ella. Lo digo porque hace poco os enseñé como se comía su primera papilla.
  • Ser una profesional de esto tiene que pasar por saber escribir mi experiecia sin contar detalles de la suya. Igual me cuesta más hija (para cuando lo leas) pero te prometo que lo que he hecho mal hasta ahora me servirá como impulso para escribir mejor calidad, igualmente interesante sin usar tu día a día.
  • Me doy permiso para subir alguna foto especial de vez en cuando, pero aún no sé dónde voy a poner el límite, te invito a descubrirlo siguiéndome.
  • No creo que borre lo que ya he subido pero me parece importante empezar a abarcar nuevos contenidos interesantes que me animen a seguir con el blog sin necesidad de exponer a la peque.

Luego cuando ella crezca si quiere salir, que salga. Si quiere contar, que cuente. Si quiere seguir siendo anónima para la mayoría, que lo sea. ¿No?

Creí que esto sería una oportunidad laboral para mi hija además de para mi, quizá estaba en lo cierto, puede que aún lo sea, o que se quede en hobby, pero estoy segura de que encontraré la manera de continuar con este proyecto sin vulnerar su seguridad tanto como hasta ahora. Eso si, para mi ha sido un placer compartir con vosotros nuestra vida hasta el momento y pienso seguir dandoos mucha guerra, aunque ella quede de momento un poco entre bambalinas.

¿Qué opinais mamis?

¡Toma giro de timón!

Algunos artículos que pueden interesarte:

http://www.chaval.es/chavales/proteccion/%C2%BFqu%C3%A9-es-el-oversharing-%C2%BFqu%C3%A9-consecuencias-puede-tener

https://elpais.com/elpais/2013/10/09/eps/1381329766_187455.html

Comments

comments