Esto es lo que hago para ser mamá autónoma trabajando en casa

Puede que ser mamá sea el trabajo más duro que he hecho en mi vida. A la par que muy gratificante y bonito en la mayoría de los momentos, ser mamá puede resultar agotador y muy frustrante, sobretodo al principio y ante lo desconocido.

Una de las cosas que esperaba de la maternidad era estar muy cansada, a la vez, estaba segura de que mi trabajo me permitiría licencias que he visto perder a otras amigas. Por ejemplo a las que tuvieron que dejar de dar el pecho y renunciar a la lactancia por incorporarse al trabajo y ser muy dificil compatibilizarlo, a las que regresaron una vez terminada la baja, tarde para sus empresas pero demasiado pronto para ellas y sus bebés, a las que disfrutan de sus criaturas apenas unas horas al día…

Yo estoy con Alma practicamente siempre, me he esforzado en estos años en tener una profesión que me lo permitiese y debo decir que me equivoqué. ¿Por qué?

Porque quien me lo “permite” es su padre y el tremendo esfuerzo que hace a diario él también y que ha hecho todos los meses, casi 10 que yo no he estado en activo generando un sueldo en casa. Ser freelance que es la forma mona de decir que eres autónoma y que ganas según haces y si no haces te comes los cocos… conlleva estas cosas, y es que yo pensé…que sería menos tiempo y más fácil…

Ja!

Hoy por hoy ya no es así pero si no fuese por su ayuda sería mucho más dificil sin duda.

En los directos de las noches de Instagram y Facebook, que podeis ver de lunes a jueves en mis redes sociales a partir de las 22h, os he contado como me organizo. Hoy quiero dejaros un resumen de mi método para organizarse siendo mamá por si a alguna le sirve:

Comencé haciéndome horarios, madrugaba mucho porque la niña dormia hasta las 10 y en esas horas avanzaba parte del trabajo. Pero pronto dejó de dormir tanto y ya no me daba tiempo. Además que también me acostaba tarde y le daba las tomas de la noche así que no dormía nada. (Llevo 20kg perdidos) Aprovechaba cada siesta y eso me impedía hacer otras cosas necesarias en casa que con ella encima ni me planteaba porque era imposible (un día si, todos no). Me estoy refiriendo a hacer la comida. el baño, comer, las lavadoras, la compra, ducharme, una llamada… Tengo tres trabajos, casa y gesión familiar, educación y mi consulta, dos no remunerados pero compensados con uno solo que tiene Alberto que vale por  chiquicientos.

Cuando me sentí preparada para dejarla a ratitos al cuidado de otras personas de mi confianza cambié el ritmo y comencé a trabajar de noche. Entonces llegó el siguiente obstáculo, si no estaba yo a su lado ella se despertaba… buscaba mi teta.

Total que despues de muchas noches llendo y viniendo del despacho a la cama y viceversa, acuestate, calma a Alma, no te duermas, levántate, y vuelta a empezar ocho veces cada noche, decidí volver a hacer un cambio y pasar el despacho a la cama.

Si, como lo lees, escribo esto desde mi cama con papá, Alma y Lolo durmiendo a mi lado, y con apoyo de una botella de agua. Ahora por las noches seguimos una rutina: baño, cena, sueño, siempre igual. Después de dormir a la peque, cenamos y me conecto en directo y cuando acabo, trabajo hasta las 5 , escribo, preparo campañas, hago marketing, corrijo ejercicios, contesto emails, preparo sesiones de coaching, organizo la consulta, los cobros, las facturas…Y cuando llegan las 5 caigo sopa con ellos.

Afortunadamente Alma me suele aguantar hasta las 10 despertandose cada dos horitas o asi a cogerse a mi pecho pero de esta manera no se despierta casi y duerme mucho mejor, papá también y yo duermo de media 4/5h y cuando puedo hago siestas. Porque ahora, de momento, si no cambia nada y se siguen alineando los astros, salvo las dos horas que se marcha y yo hago las sesiones, tengo todo el tiempo para ella, y como es más grande me apaño mejor con la casa. ¡Y hasta hago manualidades!

En resumen, no hay un método, la única solución es ser flexible e ir adaptándose mamis.

 

Comments

comments